fbpx

#YOLO: la receta para reencontrar lo que amas

Sólo se vive una vez = You only live once = YOLO

Es la expresión favorita de los jóvenes en este momento (me siento muy mayor cuando digo “los jóvenes” pero…). Sinceramente, la odio y la amo.

A ver si estás de acuerdo conmigo:

Cuando pienso “sólo se vive una vez” pasan dos cosas por mi cabeza:  

1. O se apodera de mi un miedo terrible a no estar aprovechando el tiempo porque vienen a mi mente frases como “el tiempo no vuelve“ “te arrepentirás cuando seas vieja” y esas cosas con las que nos asustamos porque sabemos que son ciertas (o podrían serlo si no lo hacemos bien). ¡qué estrés! 

giphy (1)

2. O digo: “¡si es cierto! y mal haría en no disfrutarla”, así que me relajo un poco, me tomo mi café con aceite de coco (si, fracasé en mi intento de volverme caffeine-free, es que me encanta y decidí que no quiero dejarlo) y empiezo a disfrutar.

giphy (2)

El problema es que cuando me relajo mucho, de pronto me da la madrugada y me pongo como miss regañona: “qué hice hoy? no avancé nada, necesito ponerme al corriente con mis pendientes…” y todo mi “zen” se echa a perder. #RealitySucks

¿Te pasa? Me encantaría que me dijeras si tú también sueles ser psycho contigo misma y te dices que te relajes pero luego te regañas por haberte relajado de más. 

Los jóvenes usan mucho el YOLO cuando quieren “justificar” de una manera muy tonta simple que lo que hicieron no es del todo correcto pero “pu”, pero creo que el verdadero concepto detrás del yolo es “si sólo tienes una vida, más te vale aprovecharla lo más que puedas” no se trata de zafarte de trabajar, de esforzarte, de hacer… se trata de disfrutar al máximo y de una manera sustentable en el tiempo.

Tenemos una mala idea sobre la felicidad, pensamos que hay que trabajar por ella toda la vida y luego sentarnos a disfrutarla. Ah… hello? No es una paella, ¿eh? Las cosas que hacemos deben darnos la misma satisfacción hoy, mañana y pasado mañana. No es “machetearle” hoy para disfrutar mañana

 

Felicidad sustentable es la que construyes y disfrutas hoy, pensando en disfrutarla también mañana.

 

Hemos programado a nuestra mente para que piense que si estamos viviendo un momento de relajación, de disfrute, de gozo… algo malo está pasando. Es más, muchas veces nos referimos a ese momento como “ocio” o como “tengo que ponerme a hacer algo” ¡pero lo estamos haciendo!

He estado pensando y encontré una manera de disfrutar y al mismo tiempo mantenerte en lo que elegiste hacer, te gusta y disfrutas aunque no todo el día todos los días. ¿Quieres oírlo?

Redobles…

A-GÉN-DA-LO.

Es neta. ¿Cómo es que le dedicamos un espacio a alguien más en nuestra agenda pero no podemos apartarnos un espacio para hacer lo que nos encanta? Lo que me lleva a la pregunta real: ¿sabes lo que te encanta? Porque si no sabes lo que disfrutas hacer, no vas a saber donde ir a abastecerte de más de eso que te llena tanto la pila y el corazón.

Te quiero compartir una receta para encontrar lo que amas y darle el lugar que se merece. No es la única, definitivamente no es la que te asegurará felicidad eterna pero te aseguro que al menos te moverá a hacer cosas que te lleven a ser más feliz.

Receta para reencontrar lo que amas

Antes de irme, 3 cosas:

1. Dime en los comentarios: ¿Qué te gustó más del post de hoy?

2. Pregunta: ¿qué haces para darte tiempo de hacer lo que amas? Si tienes algo que agregar, por favor hazlo abajo para que todos nos enriquezcamos de tus tips

3. Petición: comparte este post con quien creas que necesita reencontrar lo que ama, viniendo de ti seguramente lo tomarán bien. 

Te mando besos, nos vemos en los comentarios!

También te puede interesar:

El Programa más grande y completo de Descubre con una duración de 11 meses, con 11 módulos, llamadas grupales, sesiones uno a uno con Lore, ejercicios de movimiento, clases con especialistas, y una comunidad única que te acompaña.

¿Ya lo conoces?

¡Iniciamos cada primavera!