fbpx

Magia para Adultos

you and magic

¿Qué tienen en común las galletas de la suerte, los volados, deshojar flores diciendo “me quiere, no me quiere”, jugar con Freskas o M&M’s y poner una consecuencia por cada color, brincar la cuerda mientras cantabas “fulano te quiere mucho, poquito, nada” y soplar las velas de tu pastel de cumpleaños tras pedir un deseo?

Magia.

Para adultos, pero magia.

Hace poco en una comida salió el tema de los regalos del 6 de enero y del ratón de los dientes. Y pensé: “eso es lo más cercano que yo he estado a la magia” y lo recuerdo con un cariño enorme, casi del mismo tamaño que mi ilusión de ese momento.

Pero no es verdad, he estado cerca de la magia en ocasiones más recientes.

Hoy por ejemplo, encontré en un cuaderno una foto de mi mamá conmigo en el mar cuando yo era muy bebé. Justo dos días después de que termino mi maestría. Fue un mensaje que interpreté como “antes” y “ahora” y me permitió ver de manera concreta cuánto ha cambiado mi vida, cuántas cosas que no creí hacer ya están terminadas y cuantas me faltan aún por terminar. Y me permitió valorar muchísimo más la presencia de mi mamá en mi vida. Todo por un “accidente” al tirar una foto. A esos accidentes o eventos inesperados de la vida, yo les llamo magia.

Mamá y yo en el mar2

Cuando éramos niños, creíamos 

Cuando éramos niños no cuestionábamos, no nos preocupaban los cómos ni los procesos ni la optimización de recursos. Sabíamos que al despertar habría mágicamente regalos en nuestro árbol. That’s it, sin complicaciones.

Claro que cuando crecemos nuestra vida se llena de seriedad, compromisos, decisiones y una imagen personal y profesional que cuidamos pero ¿en qué momento “adulto” se convirtió en sinónimo de “amargado sin capacidad de asombro”? Twitéalo

Estamos confundidos

Nos hemos confundido a nosotros mismos pensando que ser serios es ser súper realistas y no dar cabida a esas cosas sin sentido, ociosas o de niños. Pero hoy quiero hacer una apología a la magia en nuestras vidas.

Cuando crecemos desarrollamos un complejo de aspiradoras y creemos que debemos absorber todo en el mundo, bueno y malo, y que las cosas no se hacen solas, sin esfuerzo y con seriedad, formalidad y sistemáticidad.

Y si, no estoy diciendo que dejemos a un lado esas habilidades que tanto bien nos hacen, lo que digo es que la magia y creer en que cosas buenas pueden pasarnos son un complemento ideal para un adulto sano y sobre todo, feliz. Las cosas pasan. Sin nuestro permiso, sin buscarlas y sin ser responsables de conseguirlas. Sólo tenemos que tener abiertos los ojos para recibir el mensaje.

Esta es tu tarea para abrirle la puerta a la magia:

Sal a la calle, camina y pon atención a lo que pasa a tu alrededor: los mensajes de tus galletas de la suerte, de tus bolsas de te, a lo que dice la persona que está sentada detrás de ti en un restaurante justo en el momento en el que tu mesa está en silencio, los mails que te llegan por “error” invitándote a hacer algo nuevo y divertido, escucha las ideas disparatadas de los niños, lee los títulos de los libros de Sanborns en tu camino al baño, deja el teléfono y abre los ojos, los oídos y los sentidos para ver qué te quiere decir el universo. Porque, sorpresa, tiene mucho que decirte. Pero si no estás atent@, ¿cómo?

En todo eso hay magia para ti: mensajes, frases que te pueden poner a pensar, la respuesta a la pregunta que has traído toda la semana, una palabra que te remonte a tu niñez (como mi foto), un pensamiento que te haga darte cuenta de tu evolución, un alto que te haga conectar contigo de nuevo y no estar absorbid@ por el trabajo o los problemas, una idea que puedes discutir con tus amigos y enriquecer la conversación y la amistad… y todo empieza con un toque de magia.

¿Ves cómo no es tan lejana ni tan esotérica como pensamos?

Beneficios de la magia

  • La magia nos recuerda que somos humanos, que las respuestas a la vida no son toda nuestra responsabilidad, que no controlamos todo y que seguimos siendo limitados. Twitéalo
  • También nos enseña a dejarnos sorprender, y ¿sabes lo que hace esa capacidad de asombro? Te crea nuevas conexiones neuronales, ¡es en serio! Cuando das paso a lo inesperado, a lo no planeado, a lo “mágico” que te sorprende, tu mente necesita crear nuevos caminos para asimilarlo. Pero claro, tienes que poder verlo primero.
  • Nos ponemos en posición de niños, y los niños descubren, juegan, se divierten y no viven estresados, angustiados o preocupados por cosas que tarde o temprano van a resolverse. Buscar magia en vez de clavarte con los problemas es bueno para tu salud y la de tu “yo niño”.
  • También nos da respuestas de maneras que no esperábamos encontrar, o porque las dice alguien que nunca esperaste que te diera la respuesta, o en una manera que no es la más lógica u ortodoxa o porque no estabas pensando en ello y de pronto todo tuvo sentido después de abrirte a lo que pasa fuera.

¿Qué otros beneficios le encuentras tú a buscar magia en tu vida?

¿Qué cosas te pasaron esta semana que podrías considerar mágicas?

También te puede interesar:

El Programa más grande y completo de Descubre con una duración de 11 meses, con 11 módulos, llamadas grupales, sesiones uno a uno con Lore, ejercicios de movimiento, clases con especialistas, y una comunidad única que te acompaña.

¿Ya lo conoces?

¡Iniciamos cada primavera!