fbpx

La Familia no se ama por ósmosis

Esta semana hemos sido bombardeados por el “día de la familia” y ahora resulta que ayer me avisan que tenemos un “día del hermano” ¿Por qué tanto revuelo por este tema de la familia? ¿Por qué algunos la ponen antes que todo y por qué otros entre más lejos mejor? ¿Quién está bien? ¿quién no? ¿quién puede atreverse a hablar de la familia sin ser señalado con la letra escarlata de “tú ni digas porque ve nada más a tu madre”? ¿Por qué es tan difícil y a la vez tan necesario convivir con la familia?

Es una razón muy sencilla: necesitas a tu familia porque es la primera comunidad que conociste, la que bien o mal, te enseñó muchas de las cosas que conforman tu personalidad hoy, que te vio crecer, que te dijo lo que era bueno y lo que era malo en la vida, que te enseñó (o no) a convivir con otros y a escuchar opiniones, a pensar (o no) en los demás y sus necesidades… en fin, fueron todos los primeros alfareros que le dieron forma a la persona en potencia que eras y en la que hoy te has convertido. Repito: para bien o para mal, pero es así. De ahí la importancia tan grande que tiene para nosotros la convivencia familiar.

La familia no se ama por ósmosis

¿Cuántas veces te ha pasado decir que otras personas te conocen mejor que tu propia familia? Yo me dedico a esto, y muchos de mis pacientes me lo dicen. Pero lo decimos con un dejo de coraje… ¡¿Pero por qué?!

Es OBVIO que quien más te va a conocer va a ser la persona a quién más le quieras revelar tu personalidad, tus gustos, tus sueños… y ¿por qué pretendemos que la familia se entere por ósmosis? Es como si sólo por vivir con ellos o por haber vivido muchos años con ellos debieran de tener una comunicación telepática y venir a nuestro rescate sin que les digamos nada.

La semana pasada estaba viendo una serie adolescente Pretty Little Liars y me empecé a reír yo sola porque en todos los capítulos, TODOS hay una problemática con alguna de las protagonistas y sólo se mandan un mensaje de “SOS” a sus teléfonos y las otras tres… llegan! A medianoche, saliéndose de una fiesta, de un examen, a la mitad de una plática con alguien más… como si existieran sólo para acudir al llamado de las demás cuando las necesitan. ¿Ves por qué me reí? Es un poco absurdo pensar que los demás no tienen una vida, que deberían entenderte, ponerse en tus zapatos todo el tiempo, apoyarte cuando lo necesites…

Así que, comunicación telepática y un corazón de oro (sumado a una ausencia de vida personal) es lo que se necesita de una familia… para que en cada situación en que los necesitemos, nos dediquen toda su atención, nos entiendan… no nos refuten nuestra idea y salgamos ganando. ¿te parece lógico? A mi no. Y sin embargo, esa es la exigencia que muchos tenemos hacia nuestra familia: DEBERÍAN de conocerme mejor, DEBERÍAN de saber quien soy y lo que quiero en la vida, o por lo menos por lo que estoy pasando.

Esperamos demasiado de otros seres imperfectos.

El propósito de esta semana

 

Deja que tu familia te conozca

 

¿Cómo?

Si te vas a llevar algo de esta lectura me gustaría que fuera esto: tu familia no te conoce sólo por vivir contigo, tienes que abrirte para dejar que los demás sepan quién y cómo eres.

Así que lo que quiero proponerte esta semana es que te des un tiempo para hablar con ellos, si quieres elige a uno, dependiendo de si te sientes muy optimista puedes ir con el que casi no tienes comunicación o si no te sientes con tantas ganas, puedes ir con alguno con el que no está “tan mal” tu relación, elige a quien quieras pero búscalo y platica con él o ella. Pregúntale en qué anda, cómo va su trabajo, su escuela, su novia, sus hijos… y si no te pregunta por ti, ¡cuéntale tú! No seas como las adolescentes de la serie… no esperes a que los demás corran a ti si no les dices que tienes un problema, una idea o simplemente que te gustaría una retroalimentación. Levanta el teléfono y marca o manda un mensaje… “Tomamos un café hoy?”

Suerte en tu inicio hacia una relación más personal con los que te han ayudado a crecer.

 

¿Te gustó el artículo? ¡Comenta aquí abajo!

También te puede interesar:

El Programa más grande y completo de Descubre con una duración de 11 meses, con 11 módulos, llamadas grupales, sesiones uno a uno con Lore, ejercicios de movimiento, clases con especialistas, y una comunidad única que te acompaña.

¿Ya lo conoces?

¡Iniciamos cada primavera!